Home

La colaboración entre diferentes sectores de la sociedad es vital para los derechos humanos, como apuntó Martin Niemöller en 1946.

No es nada nuevo que la gente de a pie española sufre cada día más con esta crisis. Cada vez son más las familias que no tienen un techo bajo el que cobijarse, sube el paro y aumenta la precariedad de los “afortunados” que tienen un empleo. Y mientras tanto aumenta el número de ricos en el país y sus rentas.

Sin embargo, una situación tan desesperada para un creciente sector de la población no parece reflejarse en la acción ciudadana. La colaboración entre ciudadanos de este país es reducida, quedando casi en el monopolio de un número reducido de plataformas y asociaciones solidarias.

En esta cuestión, la actitud que solemos tener gran parte de los españoles recuerda a lo que relata el poema-sermón Cuando los nazis vinieron por los comunistas que el pastor luterano alemán Martin Niemöller escribió en 1946, y que suele atribuirse erróneamente al dramaturgo Bertolt Brecht.

“Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar”.

Esta breve pero intensa lección sobre la importancia de la colaboración y la solidaridad en la sociedad bien debería enseñarse en las aulas de cualquier institución democrática. Este sencillo poema hace hincapié en algo tan sencillo pero que al mismo tiempo se nos suele pasar por alto como es la importancia del individuo en el colectivo. No se puede conseguir nada (o casi nada) por uno mismo, sin ayuda del resto de la sociedad, y para tener esta asistencia en los momentos adecuados también nosotros debemos ofrecerla en otros.

Por tanto, y siguiendo las enseñanzas de Niemöller, es momento de protestar. Porque si no protestamos porque nosotros no hemos sido estafados por las preferentes, desahuciados o despedidos, quizás nadie proteste por nosotros el día que quedemos expuestos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s