Home

El cómic del quebequés Guy Delisle retrata genialmente el régimen militar que gobierna con puño de hierro Myanmar desde 1989.

Estas navidades llegó a mis manos un ejemplar de Crónicas birmanas, uno de los cómics del autor quebequés Guy Delisle, al cual le vengo siguiendo la pista desde hace tiempo (literariamente, por supuesto). Tras bucear en la visión del conflicto birmano que este título aporta solo cabe recomendar su lectura por el acierto del autor en la forma de comunicar un conflicto tan complejo, y desde una perspectiva cercana a un colectivo que realiza una labor humanitaria como la de Médicos Sin Fronteras.

Este cómic, como el resto de los títulos de la serie que Delisle ha publicado sobre sus estancias acompañando a su mujer, integrante de Médicos Sin Fronteras, se presenta como una obra eminentemente política, en la que el autor describe las peculiaridades del régimen de Than Shwe y sus entresijos.

Sin embargo, tras un principio algo flojo en el que apenas parece vislumbrarse ningún atisbo de crítica, centrado en la realidad social propia y los chistes que pueden hacerse sobre ella, la acción de esta historia nos lleva a conocer el funcionamiento de la dictadura birmana sin caer en el aburrimiento que puede generar un tratado de política al uso. Delisle muestra con esta obra la cultura birmana y cómo el régimen militar de Than Shwe oprime a la población para mantenerse en el poder, pero lo hace mientras habla del día a día, de cómo cuida a su hijo o de las relaciones que mantiene tanto con otros expatriados como con personas locales, lo que le da a su discurso un aire de normalidad que lo hace real como la vida misma.

Como resultado queda una visión del conflicto crítica, tanto con las barreras que el régimen impone a los extranjeros para evitar su influencia sobre el pueblo birmano y el efecto que esto tiene en la vida de miles de personas como con la relajación con que muchos de los privilegiados en esta situación (especialmente expatriados) acogen la ventajosa situación que se les presenta en este contexto. Un resultado más que recomendable para posar nuestros ojos en conflictos más allá de nuestras fronteras y más allá de donde suelen apuntar nuestros medios de comunicación.

Anuncios

Un pensamiento en “Crónicas birmanas

  1. Pingback: Títulos para Sant Jordi | Seis millones y uno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s