Home

El empleo de la palabra aborto haciendo referencia al derecho de las mujeres a decidir sobre sus embarazos resulta incorrecto y erróneo.Imagen

El aborto se ha convertido una vez más en un tema central del debate político español gracias al ministro Alberto Ruiz Gallardón y su contrarreforma del acceso a este servicio por parte de las mujeres españolas, formalmente denominada Anteproyecto de Ley Orgánica de protección de la vida del concebido y derechos de la mujer embarazadaGracias a la cruzada del titular de Justicia, arropado en esta labor por su grupo parlamentario y la Conferencia Episcopal, la palabraaborto está en boca de unos y otros, bien a favor o en contra de la dura regulación que plantean desde el ejecutivo español.

Sin embargo, ¿es correcto hablar de aborto en esta materia? ¿Están los grupos “pro-aborto” reclamando realmente que las mujeres puedan abortar o quizás son algo distintas sus exigencias?

Si acuden a la Real Academia de la Lengua Española podrán encontrar que el término aborto se define como la “interrupción del embarazo por causas naturales o deliberadamente provocadas”. Por tanto, el concepto de aborto no es el que debería emplearse en este debate, puesto que hace referencia a la pérdida del feto tanto cuando esta ocurre de manera voluntaria como cuando tiene lugar de forma accidental mientras que esta ley, al igual que sus predecesoras, viene a regular el derecho de la mujer a interrumpir la gestación de sus embriones cuando lo estime perjudicial para su vida, y en ningún caso afecta a aquellas que pierdan a sus bebés por causas naturales.

Por otro lado existe un término que sí se ajusta a la cuestión que se discute en este caso: la interrupción voluntaria del embarazo (IVE de manera abreviada). De esta manera solo se hace referencia a aquellos casos en que este mal trago ha sido llevado a cabo por voluntad de la embarazada y no por azares de su anatomía o enfermedades, lo que resulta más adecuado para referirse al objeto que se pretende regular en lugar de un término más general como es el deaborto.

Asimismo, este término ya lo usan desde hace tiempo múltiples colectivos feministas, pero hasta el momento no ha sido acogido ni por los políticos (ni de un signo ni del contrario) ni por los principales medios (que por lo general se centran esencialmente en la simple retransmisión de las palabras de los primeros), teniendo además más influencia en el ideario colectivo estos dos últimos grupos que los primeros. Es por ello (además de por la simplificación del hecho que supone) que en el debate consuetudinario también se haga uso erróneo del término aborto.

Pero muchos se preguntarán, ¿y qué importa si se utiliza una palabra u otra? O, ¿qué consecuencia tendrá que se refieran a las interrupciones del embarazo de una u otra manera? Pues sí que importa.

Como el semiólogo francés Roland Barthes señalaba hace ya décadas, no hay lenguaje sin ideología, y cualquier idioma o uso de él desprende ideología a la par que necesita de esa ideología para constituirse. El uso de la palabraaborto en este debate da buena fe de ello, ya que el empleo de este término en lugar de la preferible interrupción voluntaria del embarazo transmite al receptor sentidos y significados diferentes a pesar de estar aparentemente hablando de lo mismo.

Aunque los sentidos que percibe el receptor siempre dependen también de su perspectiva, que también otorga sentidos según su propia ideología, todo término contiene un sentido más o menos general como parte de un lenguaje creado por la sociedad en común. Y en el caso de la confrontación aborto/interrupción voluntaria del embarazo estos significados generales compartidos pueden apreciarse claramente: el término aborto no siempre obedece a la voluntad de la mujer mientras que la IVE aporta una concepción de ella como ser capaz de decidir. Asimismo, el término IVEtransmite otra idea fundamental en el discurso “pro-abortista” como es la capacidad de decisión, lo que otorga a la mujer el potencial tanto a escoger abortar como a seguir adelante con su embarazo.

Por tanto, el uso de un término u otro no solo construye un concepto del hecho que se está intentando regular, sino también uno de la mujer y de su rol en esta complicada situación (la IVE la reconoce como un sujeto activo mientras que el aborto no deja clara su actitud ni le otorga per se ninguna función en el proceso). Todo ello conduce a la conclusión de que la elección de una u otra opción no resulta (o debería resultar) cuestión de azar, y que el uso del término aborto se antoja muy adecuado para la idea de mujer que transmiten los grupos autodenominados como “pro-vida” mientras que su bienintencionado empleo por parte de grupos y personas que se muestra a favor del derecho a laIVE no es más que una muestra de la poca consciencia que tiene gran parte de la sociedad del calado ideológico que contiene el lenguaje que utiliza así como de su potencial.

Es por todo esto que solo cabe apuntar a quienes apoyan el derecho de la mujer a la interrupción voluntaria del embarazo que en favor de su causa abracen una mejor definición de ella, acercando al receptor a un espacio compartido en el que todos entienden que la mujer no es un objeto sino un ser humano, y que como tal debe mandar sobre su cuerpo, y sobre su vientre. Efectivamente, el uso de la palabra aborto puede defender su causa con una fuerza impactante en muchos casos pero, ¿acaso no es preferible una precisión quirúrgica que apoye todos los razonamientos en la lógica y pueda así mostrar que este derecho debe estar siempre presente para bien de las mujeres? Puede parecer una tontería, pero hablar con propiedad es al discurso lo que la cimentación es a la construcción: algo que a primera vista no se aprecia pero que hace mucho más sólida toda la estructura construida sobre ella. Y mucha solidez hace falta por desgracia para mantener en pie los derechos de la mujer cuando arrecia el viento como en la actualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s