Home

Un breve repaso a varios de los principales partidos políticos que se presentan a las elecciones de este próximo domingo.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, queda ya poco margen para decidirse a quién votar. Para los que lo hacen por correo, el plazo ha terminado hoy, y para el resto de europeos que quieran acudir a las urnas quedan solo 4 días para que llegue el momento de depositar su confianza en algún partido -o en ninguno-.

Para ayudar a los indecisos que así lo deseen, aquí tienen un breve análisis de varios de los partidos que se presentan. Hay más partidos de los que aparecen en esta lista, pero estos son algunos de los principales y que parecen tener alguna opción de obtener algún escaño en el Parlamento Europeo.

Partido Popular

No hace falta decir mucho del partido que actualmente gobierna en España ni de su candidato. La gestión que hacen de la mayoría absoluta de que disponen a nivel nacional muestra sus prioridades, y no van a hacer nada diferente en Europa, donde además el líder de su grupo ha afirmado cosas como esta:

Traducción: La gente es para mí tan importante como los bienes y los capitales. Así que si ellos se pueden mover libremente, ellos también deberían poder #wahlarena #conJunker

Respecto al candidato popular, Miguel Arias Cañete, los medios ya parecen haber dicho más que suficiente sobre él, y su larga trayectoria de frases destacadas le retrata.

Partido Socialista Obrero Español

En caída libre, los socialistas han enviado a su número dos para intentar evitar una debacle que parece insalvable mientras no haya una regeneración del partido. Valenciano ha resucitado gracias al fantasma del machismo de los populares, pero su partido sigue sin ofrecer nada nuevo.

Mención aparte merecen sus compañeros del Partido Socialista Catalán (PSC), que han llevado a cabo uno de los vídeos más horrendos y vacíos de contenido de una campaña electoral.

Izquierda Plural: IULV-CA

Esperan darle un buen mordisco al electorado tradicionalmente socialista. Su programa se nutre de muchas de las propuestas que vienen proponiendo los movimientos sociales, y a su lista se han incorporado algunas personas de prestigio entre sectores de la izquierda, como el documentalista Javier Couso, hermano del cámara José Couso fallecido en Iraq.

Sin embargo, hasta ahora no han demostrado ser tan diferentes de PP y PSOE, y muchos de sus representantes parecen haberse acomodado en su condición de parlamentarios minoritarios. Asimismo, durante la última legislatura IU y sobre todo su candidato Willy Meyer se ha granjeado ciertas enemistades en provincias españolas que siempre les han dado un puñado importante de votos. Es el caso de la costa gaditana, de donde suelen sacar un escaño en las generales, que han visto como el candidato dejaba de apoyar un acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos que les beneficiaba.

UPyD

El partido de Rosa Díez va a Europa con las mismas contradicciones que suele lucir a nivel nacional. Su mensaje regenerador se ve acompañado de un candidato de 67 años.

Asimismo, como suele ser habitual en esta formación, los términos que utilizan son vagos e imprecisos en la mayoría de las materias. Resulta difícil saber qué propone UPyD, y poco puede sacarse en claro de su programa salvo que quiere una Europa unida sin nacionalismos y con una política de inmigración conjunta -pero no más laxa, si uno lee entrelíneas-. También pueden encontrarse en el programa trazas de neoliberalismo -cuidado por tanto los alérgicos a esta ideología-, prometiendo promover algunas privatizaciones y disminución de determinados servicios públicos, aunque siempre con la boca pequeña, y en mucho casos no lo dicen de manera explícita.

Coalición Por Europa: CIU, EAJ-PNV, CxG y CCa-PNC

La unión entre CIU y PNV -y Coalición Canaria y Compromiso por Galicia- llega a las europeas con buenas previsiones. Es posible que los nacionalistas conservadores obtengan algún escaño, aunque se encuentran con la adversidad de que en estas elecciones hay una única suscripción a nivel nacional, por lo que tendrán que competir con el resto de formaciones a nivel nacional.

Su programa no varía del que tienen a nivel autonómico o nacional, y desde luego no buscan poner fin a los recortes ni a la desigualdad. Si quisieran hacerlo, comenzarían por sus propios gobiernos. Lo que plantean es más de lo que vienen haciendo, avivar la cuestión soberanista y dejar de lado el resto. En el caso de CIU, además, resulta muy conveniente, dados los escándalos que les vienen salpicando a varios de sus integrantes en los últimos años y su gestión de la crisis en Cataluña.

También es digno de mención el spot lanzado en la televisión catalana, en el que el cabeza de lista Ramón Tremosa y varios simpatizantes piden el voto con un fondo costero más digno de un anuncio de paquetes vacacionales en la costa brava que de un partido político.

Podemos

El partido de Pablo Iglesias tiene opciones a conseguir representación parlamentaria en las europeas. Pero no como para el cambio masivo que prometen.

Sus reivindicaciones sociales no han conseguido convencer a un grueso de la población española, como muestran las encuestas de intención de voto. Esto se debe probablemente a muchos factores, y uno de ellos es probablemente la forma en que en este partido parece haberse formado una cúpula dirigente en la que el grupo participante en los programas de La Tuerka de Público TV tiene mucha fuerza.

La propuesta de Podemos no viene a romper con la desunión de la izquierda. Prometen mucho, pero no parecen haber buscado un consenso con el resto de agrupaciones, y la competencia con las demás no hará más que dividir el voto progresista. Asimismo, todo apunta a que puede establecerse como un nuevo grupo minoritario, o buscar ser una nueva Izquierda Unida, con todas las ventajas e inconvenientes de dicha formación y la misma escasez de transparencia en la elección de sus candidatos.

Red Ciudadana Partido X

El partido fundado a raíz de la iniciativa de muchos ciudadanos de promover una democracia más participativa en la que se utilicen las herramientas tecnológicas existentes llega a las europeas con la moral alta, aunque con pocas opciones de éxito. La diversidad de partidos minoritarios que se presentan es muy alta y, al igual que Podemos, necesitarían un alto porcentaje de los escaños para poder llevar a cabo las reformas que plantean.

Sus puntos fundamentales son sencillos: modernizar la democracia haciéndola más participativa, y acabar con la corrupción y la desigualdad. Su lista está encabezada por el conocido ingeniero de sistemas Hervé Falciani, acompañado por la activista Simona Levi y el inspector de Hacienda Raúl Burillo. Está por tanto muy presente la lucha contra la corrupción, al estar presentes en estos primeros puestos dos expertos en la lucha contra ella, uno además perseguido y amenazado por sus acciones al respecto.

Sin embargo, la aparición de un Robin Hood como Falciani para liderar el partido parece demasiado oportuna, y puede esconder intereses propios. No es raro ver a personajes públicos que han sido apaleados por el poder buscar más tarde acceder a la vida política aprovechando su condición de mártires políticos y mostrándose como estandarte de la defensa de los derechos sociales. Por tanto, la fama del cabeza de lista del Partido X resulta controvertida, y habrá que ver hasta qué punto le es beneficiosa.

Equo-Compromís

La coalición ecologista llega a las elecciones de la mano de los verdes europeos, liderados por José Bové y Ska Keller. Probablemente conseguirán algún escaño, como poco el de su cabeza de lista Jordi Sebastiá (Compromís).

Apuestan por el empleo verde como la principal vía para salir de la crisis, y una ampliación de los derechos sociales que se vienen recortando. Al mismo tiempo no parecen tan ambiciosos como algunos de los otros minoritarios, y aunque piden un cambio del sistema político, parecen centrarse más en propuestas que pueden plantear desde la minoría parlamentaria.

Vox

El nuevo partido de Vidal-Quadras y Santiago Abascal entre otros ofrece a los votantes desencantados del PP una opción a su derecha. Ultracentralistas, autoritarios y partidarios de un estado poco participativo en la economía -y sobre todo, poco impositivo-.

Resulta interesante que hablen de que los populares mantienen a la “casta política” cuando el propio Vidal-Quadras no dejó el PP hasta enero de este año, pasándose directamente al nuevo partido. Lo que invita a preguntarse que, si estaba en desacuerdo con la forma de gobernar de su antiguo partido, ¿por qué no lo abandonó antes?.

RED

El juez Elipidio Silva estuvo sonando durante un tiempo como posible integrante de la lista de algunos partidos, especialmente de la Red Ciudadana Partido X. Sin embargo no fue así, pero el magistrado no se rindió y fundó su propio partido, salpicado por escándalos desde el primer minuto con una acusación de plagio del programa electoral.

De esta manera Silva, acusado de prevaricación por su actuación en el caso Blesa, parece tratar de dar un salto a la política que le desligaría de su actividad en la judicatura. Sin embargo, su figura y proceder apunta claramente a las sospechas que antes se señalaban en la figura de Hervé Falciani, incluso de manera más marcada en el caso del juez, que siempre parece mostrarse como un servidor público apaleado por el poder.

Esquerra Republicana

Desde que la cuestión soberanista catalana ha ganado fuerza, Esquerra ha ganado peso entre los votantes. Sin embargo les será difícil conseguir un puesto en el Parlamento Europeo puesto que en estas elecciones España no está dividida en múltiples circunscripciones sino que todos participan en una única a nivel nacional.

Respecto a sus políticas, su actuación como socios de CIU en el Govern catalán dice mucho. La independencia es ahora mismo la principal prioridad, incluso por delante de detener y revertir los recortes, que era su segundo pilar en las autonómicas de 2012. Aún así siguen siendo la opción preferente para muchos catalanes que quieren la independencia y no apoyan al partido de Artur Mas, pero huelga decir que han perdido gran parte del discurso social que les acompañaba en las pasadas europeas.

Recortes Cero

Esta agrupación es poco conocida, lo que es uno de los principales factores que dificultan su triunfo. Recoge la inmensa mayoría de las reivindicaciones sociales de los últimos años, pero la poca información que se ha dado sobre ellos alimenta la desconfianza -aunque también puede que sean la opción ciudadana que muchos buscaban-.

Los pueblos deciden: Bildu, BNG…

La coalición de los partidos nacionalistas de izquierda se presenta a las europeas con un duro reto. Como el resto de nacionalistas, tienen la dificultad de enfrentarse a una circunscripción nacional. En su programa, además del derecho de autodeterminación de los pueblos, reivindican una mayor cobertura social de la población y reformas de la democracia europea.

Anuncios

Un pensamiento en “Guía para indecisos

  1. Pingback: Elecciones andaluzas para dummies | Seis millones y uno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s