Home

La alta atención que despierta la Copa del Mundo hace que noticias como la desaparición del Club Balonmano Valladolid pasen desapercibidas.

A un día de que empiece el Mundial de fútbol de Brasil 2014, toda la atención está puesta en la preparación de los distintos equipos de la cita. No falta información sobre detalles como los entrenamientos y el estado físico de los jugadores. Ni tampoco sobre cuestiones banales como quién creen los internautas de tal o cual medio que va a ganar el campeonato, ser el máximo goleador…

Este despliegue mediático hace que otras noticias pasen desapercibidas. Es el caso de una trágica nueva anunciada ayer: la desaparición del Balonmano Valladolid. Otro club histórico más de este deporte que se disuelve, como ya hizo el Atlético de Madrid -anteriormente Ciudad Real- o el San Antonio. Y ni siquiera nos hemos enterado.

A pesar de su campaña, el BM Valladolid no pudo salvarse.

Resulta difícil acceder a la noticia cuando para encontrarla en los medios digitales deportivos nacionales hay que bajar en su página principal durante largo rato para dar con ella. Pero claro, hay que entender que a quién le importa el balonmano, mientras que el deporte rey se encuentra en una de sus fechas de esplendor.

Sin embargo, no deja de resultar repulsivo que las informaciones deportivas se jerarquicen por deportes y no por relevancia. Noticias como que un doble de Ronaldinho saltara a saludar a Messi en un entrenamiento o que Rocco Siffredi se mantendrá casto hasta que Italia gane el Mundial o sea eliminada preceden a la citada desaparición del club vallisoletano. Sin embargo, la importancia que tienen cada una de estas informaciones de cara a sus respectivas disciplinas no tienen ni punto de comparación.

Muchos dirán que el público manda, y que si lo que se demandan son contenidos sobre fútbol, aunque sean vacíos, hay que darlos. Que el negocio es el negocio. Pero cabe preguntarse hasta qué punto lo que el público demanda lo hace de manera independiente a lo que antes se le ofrece.

La audiencia consume informaciones sobre fútbol, sí. Muchas de ellas banales, cierto. Pero, ¿acaso se le están ofreciendo otras? Claro que sí, pero tienen que bajar hasta el final de la portada del medio en cuestión para descubrir que la noticia más relevante del día no eran unas declaraciones del seleccionador de turno en las que decía cosas que todos sabían ya. Y así es difícil que un país pueda tener una cultura deportiva diversa, puesto que raros son los que llegan hasta el final de la web para descubrir tristes noticias como la que acaeció ayer, y de la cual nadie se ha enterado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s