Home

Los bombardeos de la franja de Gaza por Israel no obedecen a ninguna causa bélica, sino a un exterminio planificado.

Ayer miles de personas salieron a la calle en Barcelona, al igual que en otros muchos puntos el mundo, para mostrar su disconformidad con los bombardeos de Israel sobre la franja de Gaza. En la principal de las varias manifestaciones que hubieron en la Ciudad Condal, las banderas y sus portadores inundaron primero la Plaza Catalunya para después bajar por Vía Laietana hasta Plaza Sant Jaume. Las consignas resonaron por todo el camino, tanto en catalán como en árabe, adquiriendo especial fuerza cuando la muchedumbre llegó a su destino, frente al edificio de la Generalitat Catalana, que mantiene acuerdos con el gobierno israelí.

Los mensajes eran variados. Entre los cantados en catalán fueron muy repetidos los de “Prou complicitat amb l’apartheid israeliá” (Basta de complicidad con el apartheid israelí), “Visca la lluita del poble palestí” (Viva la lucha del pueblo palestino) y “No es una guerra, es un genocidi”.

Cabe destacar esa última puntualización que vienen realizando asociaciones y personalidades en defensa del pueblo palestino. Lo que está ocurriendo en Gaza, donde ahora entran las tropas israelíes, no es una guerra. Para que lo fuera tendría que haber al menos dos bandos con sus respectivos ejércitos que ejercieran la violencia sobre los militares contrarios -y no sobre la población civil, al menos de manera voluntaria-. Sin embargo, en las acciones de Israel en Gaza, como en todo el territorio, la violencia es prácticamente unidireccional y, sobre todo, desproporcionada con los actos a los que dice responder.

La muerte de tres jóvenes israelíes no justifica bombardeos masivos, al igual que tampoco lo hace que una organización considerada terrorista cometa un atentado. Esto puede justificar un endurecimiento de los controles y una búsqueda de responsables, pero no una matanza de civiles, niños incluidos -entre los que claro que debe haber muerto también algún “terrorista”, por simple estadística-.

Pero a pesar de la indignación de los manifestantes que se dieron cita ayer, por ahora las instituciones españolas -al igual que sus homólogas europeas y del resto del mundo- permanecen impasivas ante una de las acciones más cruentas que el pueblo palestino ha sufrido en las últimas décadas. La vida de las personas que habitan Gaza no es tan importante, al menos como para oponerse a un aliado de los poderosos Estados Unidos.

Al llegar ayer a Plaza Sant Jaume, la concentración llevó a cabo un minuto de silencio. La multitud dejó a un lado las consignas para crear una calma solo rota por los manifestantes que seguían llegando y que aún no habían tenido noticia del homenaje a las víctimas. Asimismo, se anunció una acción que se estaba llevando a cabo. Frente a la puerta del Ayuntamiento de Barcelona la organización de la protesta había colocado unos pequeños carteles con los nombres de las 232 personas que habían muerto hasta entonces en los bombardeos -ya son más los fallecidos-. Para esta acción, los manifestantes que quisieran podían poner sus zapatos en el suelo, con uno de los carteles apoyado en ellos. De esta manera la ausencia que esos hombres, mujeres y niños palestinos se mostraba con toda su crudeza en plena Barcelona.

Con un nudo en la garganta la concentración siguió en la plaza hasta que se fue dispersando. Sin embargo, a miles de kilómetros de distancia, la muerte no se ha dispersado aún. Anoche Israel anunció que sus tropas entraban en Gaza, y según el New York Times ya ha habido 20 muertos palestinos debido a esta intervención, a cambio de una baja israelí -llama la atención la preocupación del diario británico por la muerte del soldado israelí, que además pudo ser por fuego amigo-. Esta misma noticia pone la cifra de muertos ya en 260, con 1800 heridos.

El pueblo palestino ha cometido muchos errores. En su seno se han perpetrado acciones infames y múltiples israelíes han muerto por este conflicto. Pero eso no justifica en ningún momento que el estado israelí pueda bombardear un territorio durante días matando a centenares de personas. Porque lo que está aconteciendo en Gaza no es una guerra. Es una masacre.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s