Home

La encuesta del CIS de julio señala que Podemos sigue acercándose a PP y PSOE, que dan muestras de nerviosismo.

La última encuesta del CIS señala algo que todo el mundo sabía ya: el personal está harto del bipartidismo. Si bien las elecciones europeas fueron un toque de atención a los dos mayoritarios, las encuestas de intención de voto siguen confirmando la tendencia al alza de Podemos, erigido como campeón de los sin voz frente al “PPSOE”. A pesar del efecto Pedro Sánchez los socialistas siguen cayendo en picado, aumentándose la brecha con los populares, que también pierden votantes pero a un ritmo menor. Y mientras, junto a la abstención crecen también las alternativas políticas a los partidos clásicos.

Barómetro CIS

Pero lo más curioso es como comienzan a surgir los nervios. El primero en notar el empuje de Podemos fue Izquierda Unida, que tuvo que ponerse las pilas tras la cita continental con casos como el de Willy Meyer para que los de Pablo Iglesias no les adelantaran por la izquierda -y parece ser que aún así se están quedando atrás-.

Por el otro lado, la derecha nacional ha tratado de colgar desde las elecciones todo tipo de carteles a la nueva formación, desde el de “bolivarianos” hasta el de “etarras” al que tanto recurre últimamente Esperanza Aguirre. Sin embargo, la gran preocupación que muestran en esta tarea los altos cargos tanto de los grandes partidos como de los grandes medios no hacen más que reafirmar a los votantes de la nueva formación, que lo que más deseaban era alguien que pudiera plantar cara a esas mismas personas -e instituciones-. E incluso atraer a algún nuevo apoyo, por aquello de “los enemigos de mis enemigos son mis amigos”.

Los últimos en sumarse a las reacciones airadas han sido los socialistas, que tras no encontrar el efecto deseado en las primarias para elegir a su secretario general tachan de “desfasados” los datos de la última encuesta por ser anteriores a la elección de Pedro Sánchez. Algo de lo que nadie se preocuparía si no temiera las consecuencias de esos datos. Pero el PSOE no solo necesita un cambio, sino sobre todo una percepción de cambio, y recuperar buenas sensaciones en intención de voto es primordial en ese sentido.

Gráfico de intención de voto por edades. /@jfalbertos

El alcance real y el futuro de Podemos es una incógnita aún, pero lo que es ya muy real son esas reacciones que están despertando. Por activa o pasiva están despertando la política actual y poniendo en jaque al bipartidismo, que comienza a desangrarse ante la acumulación de las heridas que suponen cada una de las encuestas del CIS. Y al mismo tiempo, mientras la política de los grandes salones se agiliza, también la pequeña política hace lo propio al verse los ciudadanos capaces de impulsar una iniciativa con potencial de cambio real. El reloj comienza a correr a favor de los pequeños novatos, que están consiguiendo grandes logros, mientras los grandes ancianos tienen que reinventarse para no perder su cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s