Home

La NBA ha mostrado una resolución ejemplar en el proceso que ha obligado a Donald Sterling a vender Los Angeles Clippers.

La noticia se venía fraguando desde hace meses, y especialmente desde comienzos del verano, pero no se confirmó hasta hace un par de días. Donald Sterling, magnate estadounidense, deja de ser propietario de Los Angeles Clippers de la NBA para que la franquicia pase a manos del exejecutivo de Microsoft Steve Ballmer al considerarse a su mujer Shelly Sterling como interlocutor válido del trust familiar para la venta. Una transacción que no tendría por qué haberse realizado de no ser por una conversación privada con contenido racista del ya antiguo dueño del equipo que salió a la luz.

Sterling y Ballmer. /blogdebasket.com

La confirmación de que los Clippers pasan a manos de un nuevo propietario no solo alegra a los seguidores que habían visto manchada la reputación del conjunto californiano sino también a los jugadores -mayoritariamente negros, como es habitual en la competición norteamericana-, entre los cuales algunos habían avisado que si no se producía este cambio podrían ponerse en huelga. Y es que lo más llamativo del escándalo por las palabras de Sterling no es simplemente el contenido xenófobo de las mismas, sino que las pronunciara un hombre que forma parte de un negocio donde los protagonistas son mayoritariamente afroamericanos.

Resulta incongruente que una persona que siente tanta preocupación por la “promoción de la gente negra” invierta en un equipo de la NBA -aunque cuando el excéntrico millonario compró los Clippers, en el 81, el porcentaje de jugadores negros no era tan alto-. Pero como al fin y al cabo los negocios son los negocios, es de suponer que sus razones para hacerse con el equipo y mantenerse durante 33 años al frente poco tenían que ver con el color de piel de sus empleados, e incluso con el baloncesto. Porque cuando una entidad como puede ser un equipo genera beneficios de miles y millones de dólares, poco importa el resto.

Aficionada hace gestos simiescos a delantero racinguista. /planoinformativo.com

Sin embargo la NBA ha dado muestras una vez más de cómo debe cuidarse la imagen de una competición, haciendo una presión titánica sobre Sterling. La asociación no ha sido la responsable de despojarle del equipo -la decisión recayó en los tribunales-, pero aprobó con unanimidad la marcha del exdirectivo e hizo todo lo posible porque esta se realizara. Todo ello para mantener al campeonato estadounidense y al equipo californiano libres de toda mancha y que la atención no se aparte de lo que les ocupa: el deporte.

Mucho tienen que aprender otras ligas en este sentido. En España se repiten los actos racistas en los campos de fútbol -aunque no suelen venir de parte de los directivos de los equipos- sin que tengan grandes consecuencias, lo que permite que se sigan perpetuando. Y la mancha sigue creciendo hasta el punto de que es algo habitual, que las expresiones xenófobas parecen ser una parte del propio deporte como forma válida de desconcertar al contrario. Porque mientras que las sanciones por estos actos sigan siendo tan laxas, el mensaje que llega a los aficionados no será otro que el de que el racismo no es grave.

El plátano lanzado a Dani Alves quedó impune. /radiocable.com

El razonamiento es sencillo: si la infracción es leve, la sanción lo es; si la infracción es grave, también debe serlo la sanción. Es por ello entre otras cosas por lo que en el baloncesto estadounidense puede apreciarse una mayor cohesión racial que en el fútbol europeo, donde la permisividad ante estos actos es mayor. Quizás algún día las grandes ligas aprendan de la NBA y reaccionen con firmeza ante este tipo de actos. Pero por ahora solo queda mirar a la asociación norteamericana con admiración por su buen hacer en la tarea de desterrar el racismo de su competición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s