Home

Enrique Cerezo no ve problema alguno en que los clubes españoles deban más de 500 millones de euros a Hacienda.

El fútbol mantiene entretenida a la población española, y por ello merece ciertos privilegios. Esa es una de las conclusiones que pueden extraerse de las palabras de Enrique Cerezo -presidente del Atlético de Madrid- que El Mundo publica hoy. Con un tono más cercano a una distendida conversación de bar entre amigos que al de una entrevista periodística seria el dirigente rojiblanco respondió a las preguntas de Quico Alseda restando importancia a la deuda de los clubes españoles con Hacienda y al proceso judicial en que él mismo está inmerso.

Cerezo, con Griezmann y Caminero. /Ángel Gutiérrez, Atlético

Según Cerezo dicha deuda, que asciende a más de 500 millones de euros, no es una forma de subvención encubierta y tampoco hay que preocuparse tanto por ella porque “no daría ni pa un cafelito”. La justificación que da para que el dinero para ese “cafelito” esté en manos de los clubes y no de la Administración es que “desde septiembre a mayo tenemos entretenida a gran parte del país”. Lo que parece apuntar cuál debe ser la prioridad nacional según este productor de cine: el entretenimiento.

Sus palabras no terminan de resultar extrañas, siendo un empresario del ocio -tanto en su faceta de productor cinematográfico como en la de dirigente futbolístico-, y por tanto parte interesada en el debate. Pero resulta indignante la tranquilidad con que defiende que los equipos deban millones al erario público mientras dejan de invertirse esa misma cantidad en servicios sociales como sanidad y educación.

Sin embargo, las cifras en las dos áreas sociales nombradas pueden dar la razón en parte a Cerezo. Los recortes en sanidad y educación en la presente legislatura están en torno a los 10.000 millones de euros -7.000 en sanidad, 3.000 en educación-, según planeó el Partido Popular en 2012. Por lo que ciertamente la deuda del fútbol no podría acabar con este hachazo presupuestario. Pero eso no significa que su recaudación no fuera a servir para nada.

Comparativa de la deuda de los clubes y los servicios sociales. / Cuenta Alternativa

500 millones más en los presupuestos de sanidad y educación no acabarían con los recortes, pero ayudarían a mejorar algunas de las crisis sociales existentes. De una cantidad como esa pueden resultar cientos de programas en toda España que han visto su fin con el tijeretazo del ejecutivo de Rajoy, desde becas para estudiar hasta la financiación de tratamientos sanitarios. Pero eso no importa para el señor Cerezo.

Lo único que importa es que la población esté entretenida. Al fin y al cabo, ¿qué más da que uno pase hambre si no se da cuenta?

El fútbol no es solo el principal entretenimiento en España, también es uno de los principales agentes económicos. Resulta llamativo que en un país que sufre de manera tan severa la crisis permanezcan estrellas como Messi o Ronaldo y no emigren a lugares como Alemania, donde sería lógico que pudieran hallar mejores condiciones laborales. Sin embargo todos ellos permanecen en sus clubes porque a pesar de esa situación, la liga española sigue generando una cantidad de ingresos similar o superior a las otras grandes competiciones. Y si además a eso se le puede sumar tener deudas con la administración nacional…

El fútbol es el opio del pueblo. La frase se ha repetido hasta el hartazgo, pero no por ello deja de ser verdad. La población española compra ese opio a raudales, incluso cuando puede perjudicar su salud -económica en este caso-. Ejemplo de ello son los abonos con descuento para desempleados, tan en boga actualmente en los diferentes clubes. Porque el fútbol es lo primero. Y si es lo primero para el pueblo, ¿cómo no va a serlo para las instituciones que lo representan? ¿Cómo va un partido político a proponer que se liquide esa deuda si sus votantes son capaces de pasar penurias por acudir cada fin de semana al estadio de su equipo?

Así resulta que las escandalosas palabras de Enrique Cerezo no resultan tan provocadoras como parecen. E incluso pueden llegar a ser ciertas. El fútbol es un elemento de ocio por el que la población española está pagando un precio desproporcionado. Pero mientras esa mayoría de la población siga mostrándose complacida al pagarlo, ¿qué puede hacerse por evitarlo?

La deuda de los clubes es sangrante para las arcas españolas, como lo es la actitud de un presidente que la considera nimia. Pero poco o nada valdrá esa deuda mientras los propios acreedores, que no son otros que los 44 millones de personas que pueblan España, la consideren positiva y legítima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s