Home

Interior entregará con polémica la Medalla Roja a varios los altos cargos policiales por la gestión de los disturbios del 22M.

Tras las críticas despertadas por la condecoración a la Virgen del Amor, el Ministerio del Interior parece haber dejado estas prácticas y ha elegido para recibir la Medalla Roja a varios agentes de carne y hueso que participaron en el 22M, según pública hoy eldiario.es. Sin embargo, como señala la noticia, la idoneidad de los seleccionados para recibir dicho honor -y el correspondiente plus salarial de un 10%- está en entredicho.

Medalla Roja.

La jornada del 22M, para quienes no lo recuerden, fue la del sábado de las Marchas de la Dignidad, que acabó con cargas policiales y con enfrentamientos entre antidisturbios y grupos violentos. Estos encontronazos tuvieron una gran repercusión, en gran medida porque algunos de los policías se vieron aislados de sus compañeros y corrieron un grave peligro, aunque este hecho pareció deberse a una mala gestión del operativo por parte de los altos mandos y no por la acción de los radicales. De hecho, al día siguiente varias decenas de agentes se manifestaron en la sede central de la UIP para pedir ceses en la cúpula que había expuesto a varios compañeros.

Seis meses más tarde, Interior premia la labor de varios agentes en aquel día. Ya no hablemos de lo adecuada o no que resultó la actuación de la UIP en aquel momento, sino tan solo de lo que significan estas condecoraciones. ¿Reconoce el peligro al que se expusieron varios antidisturbios? Por supuesto que no. Los halagos son para los superiores, entre ellos Florentino Villabona y José Miguel Ruiz Igüsquiza, cuya cabeza pedían sus subordinados el 23 de marzo por el peligro que corrieron la noche anterior.

Pero la cosa no se queda en esos dos nombres. En la lista también figura Germán Castiñeira, responsable de algunas polémicas detenciones como la de Alfonso Fernández “Alfon”, y Francisco Javier Vidal, principal autor de la redacción final de la Ley de Seguridad Ciudadana. Toda una selección por tanto de grandes nombres que hacen las delicias del ministro Jorge Fernández, que obvia con estas condecoraciones el criterio estipulado en el reglamento interno, según el cual las medallas rojas se destinan a actos de servicio en los que el policía ha arriesgado su vida -aunque habitualmente se ha obviado este requisito-.

Ahora, esta retahíla de agraciados podrá lucir en su pecho la medalla al tiempo que recibe cada mes un diez por ciento más de sueldo gracias a su buen trabajo para el Ministerio del Interior. Mientras tanto, los agentes que se exponen al peligro siguen cobrando lo mismo que hace medio año y no gozan de reconocimiento alguno. Porque este país funciona así: los altos cargos se hacen favores entre si, y los trabajadores tienen que apañárselas como puedan.

El Ministro del Interior, durante una visita a la UIP. / eldia.es

El Ministro del Interior, durante una visita a la UIP. / eldia.es

Las relaciones entre Interior y la UIP son más que fluidas, y no porque administrativos y antidisturbios se lleven bien. Los despachos de la Moncloa quieren control y la Policía se lo garantiza. Todo perfecto, y más aún si el favor se devuelve a la hora de la entrega de condecoraciones. De esta manera, todos quedan tan amigos, haciéndose regalos y favores sin problema alguno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s